Lunes a viernes 9:00 - 20:00

Rambla de Catalunya 124 5º 2ª

Barcelona

93 238 05 81

IGH Abogados y Economistas

Pida hora para una visita gratuita

 

¿Por qué se deberían necesitar abogados para empresas?

¿Por qué se deberían necesitar abogados para empresas?

abogados para empresas IGH Abogados

Ser empresario o autónomo requiere de valor, entusiasmo, previsión y especialización. Dentro de la previsión entra la protección jurídica que los abogados para empresas pueden otorgar al trabajador. Un servicio que va mucho más allá de la representación de acciones puntuales como podrían ser la constitución de la sociedad o la gestión de contrataciones o despidos.

De hecho, estar respaldados por abogados especializados en empresas antes de que el propio negocio vea la luz y comience a operar en su sector, es más que recomendable. Contar con asesoramiento legal para prevenir y conocer las acciones de un contexto todavía inexplorado.

Este asesoramiento y cobertura debería continuar a lo largo de la trayectoria del negocio, dadas las situaciones imprevistas en las que se puede ver involucrado, ya sea como entidad jurídica individual o por medio de las personas físicas que lo conforman.

Veamos en qué apartados los abogados para empresas pueden facilitar, y mucho, el día a día de un negocio.

 

Áreas de actuación de los abogados para empresas

Los miembros de los despachos profesionales convivimos con ello con más resignación que otra cosa, pero no es más que una afirmación extendida sin peso. Hoy en día no se corresponde con la realidad, Nos referimos a los altos honorarios que se supone que siempre cobramos los bufetes. Para nada. Los abogados para empresas pueden estar cubriendo las necesidades de un negocio por menos de 100€ al mes.

 

Constitución de la empresa

El nacimiento de cualquier empresa debería venir precedido de un periodo de gestación de donde surgiesen el plan de viabilidad y el de marketing, pasos necesarios y previos para hacernos una composición de lugar exacta de qué tipo de empresa necesitamos. Los abogados para empresas conocen al dedillo las obligaciones jurídicas y tributarias de cada régimen existente, por lo que su consejo y supervisión nos ahorrarán muchos problemas.

Imaginad que queréis abrir una franquicia por ejemplo. ¿Estamos familiarizados con las condiciones de un contrato de esta índole? De ahí la importancia de un respaldo jurídico profesional.

 

Obligaciones con la Administración

Es lo que conocemos como Derecho Administrativo y consiste principalmente en toda relación de la empresa con la Administración Pública (local, regional y estatal). Conocer bien las posibles sanciones existentes o las subvenciones y ayudas que como entidad jurídica podría beneficiarse.

 

Contrataciones, nóminas y despidos

La última reforma laboral de este mismo año introdujo significativos cambios en el marco de contratación. El empresario ha de conocerlos para adecuar la normativa a las condiciones contractuales de sus trabajadores. Y si no, seguro que su despacho de abogados asociado los conocen a la perfección.

También a la hora de confeccionar las nóminas cada mes o de oficializar puntuales despidos, se antoja vital tener a unos buenos abogados para empresas para no dejar ningún fleco suelto. Y es que en cuanto a los despidos se refiere, un número elevado de usuarios no acepta las condiciones y complica el trámite.

 

Normativa en torno a la propiedad

Allá donde tengamos la sede de la empresa (o sedes), evitar sorpresas desagradables con los asuntos de propiedad horizontal es básico. Una rama del derecho urbanístico que sólo un abogado para empresas especializado conocerá y sabrá prever.

 

Contratos firmados con clientes y proveedores

La recomendación y experiencia de unos buenos abogados para empresas nos ayudará a delimitar los supuestos casos que se puedan dar, protegiendo nuestros derechos y garantías.

 

Seguimiento y persecución a la morosidad que suframos como empresa

Las empresas españolas, en un altísimo porcentaje, sufren impagos de proveedores y clientes que se pueden proteger con una serie de medidas preventivas administrativas y jurídicas. Por ejemplo:

  • Exigir aceptación de presupuesto
  • Entrega y firma de albaranes
  • Doble aceptación vía correo electrónico

Impedir el no pago de nuestros honorarios cuando hemos completado un servicio y el cliente rehúsa cumplir con su parte del contrato no es fácil. Sólo jurídicamente le podemos “obligar” a abonar lo que nos debe. Es por tanto recomendable y un buen hábito empresarial establecer este tipo de medidas preventivas para, dado el caso, estar lo más protegidos posible de la mano de nuestros abogados para empresas.

El objetivo de todas estas acciones no es otro que tratar de evitar los tribunales para dilucidar el conflicto. Lo hemos dicho en alguna ocasión en este espacio, los abogados estamos orientado a encontrar soluciones, no a crear conflictos.

 

Proteger debidamente los datos personales de nuestros clientes

Para ello, debemos conocer y cumplir a rajatabla la Ley de Protección de Datos (Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre), nacida para proteger el honor y la intimidad de los usuarios. Dicha ley diferencia entre el responsable del fichero (de datos), que vendría a ser el propietario, y el responsable del tratamiento de la información en él.

 

abogado especializado en empresas

 

Hay que conocer escrupulosamente qué datos se pueden obtener (nivel alto, nivel medio, nivel básico) y nuestras obligaciones ante la ley. Entre ellas, tener el consentimiento de quienes ceden sus datos, asegurar el secreto profesional sobre los mismos o su seguridad técnica y digital.

Es común que las particularidades de esta área sean del todo desconocidas para el empresario o autónomo, al igual que las consecuencias de su incumplimiento. Tener por tanto abogados para empresas competentes respaldando tu actividad diaria es una garantía.

 

Prevenir y estar al tanto de la política legal que hay en Internet cada vez que hagamos alguna gestión en la red

Muy relacionado con el anterior punto como podéis deducir. Un ejemplo meridiano de lo que decimos son los envíos de emails sin consentimiento explícito del receptor. La creciente importancia de bases de datos con información personal de usuarios para muchos sectores profesionales, ha dado pie a multitud de fraudes, delitos, a todos los niveles que han obligado a las autoridades pertinentes a endurecer la normativa a nivel mundial.

Aquí en España, las multas a las que nos podemos enfrentar por parte de la Agencia Española de Protección de Datos oscilan desde los 600€ a los 600.000€.

 

Conclusión

Los abogados para empresas han de ser duchos en diferentes áreas de la profesión, como el Derecho Civil o el Derecho Laboral. Están obligados por fuerza a poseer una perfecta concepción de las necesidades de un negocio para preverlas y darles respuesta inmediata.

Concluimos sin duda entonces que un bufete o asesoría para empresas que sepa cómo hacer su trabajo diligentemente, le saldrá económico a cualquier empresario o autónomo.