Lunes a viernes 9:00 - 20:00

Rambla de Catalunya 124 5º 2ª

Barcelona

93 238 05 81

IGH Abogados y Economistas

Pida hora para una visita gratuita

 

¿Conocéis la nueva regulación de tráfico sobre imprudencias de marzo de 2019?

¿Conocéis la nueva regulación de tráfico sobre imprudencias de marzo de 2019?

No habíamos repasado todavía en nuestro blog de asuntos penales los nuevos cambios introducidos en el Código Penal en materia de imprudencias. Concretamente, imprudencias relativas a la conducción de vehículos a motor o ciclomotor. Hablamos de la modificación de la Ley Orgánica 2/2019 de 1 marzo, donde, entre otros puntos tratados, si introdujo un nuevo delito tipificado en el reglamente: el abandono del lugar del accidente.

 

Retrospectiva y valoraciones del nuevo reglamento

Ya hace 4 años hubo una considerable reforma del Código Penal en el ámbito de los delitos de homicidio y lesiones. Se eliminó la imprudencia leve y se introdujo un nuevo concepto: imprudencias menos graves. Hablamos de la Ley Orgánica 1/2015 de 30 de marzo.

La gran conclusión de aquella reforma fue que la mayoría de lesiones resultantes de accidentes de tráfico pasaban a tipificarse como de ámbito civil y no penal. Ahora, los artículos 142 y 152 de la nueva ley especifican que si un usuario conduce su vehículo en vías urbanas a una velocidad mayor de 60km/h, o en vías interurbanas a más de 80 km/h, y como consecuencia alguien muere o sufre graves lesiones, se considerarán imprudencias graves. También si la conducción se ha producido bajo la influencia de cualquier tipo de droga tóxica o bebidas alcohólicas.

En referencia al más reciente cambio del mes de marzo, podemos considerar una variación positiva desde un ángulo jurídico, el hecho de que ahora queden objetivamente definidos los respectivos supuestos de imprudencia grave y la definitiva definición legal de lo que sería la imprudencia menos grave. Hablamos siempre en los casos de conducción de vehículos a motor y/o ciclomotor.

 

Imprudencia menos grave

Queda mucho más acotada en la nueva ley, aunque no de manera absoluta, ya que será al final el Juez quien categorice de una forma u otra la infracción.

Así queda reflejada en los artículos 142.2 y 152.2 de la nueva ley: «Se reputará imprudencia menos grave, cuando no sea calificada de grave, siempre que el hecho sea consecuencia de una infracción grave de las normas sobre tráfico, circulación de vehículos a motor y seguridad vial, apreciada la entidad de ésta por el Juez o Tribunal». No obstante, la concreción de los supuestos no es total al dejar al Juez o Tribunal la determinación final de la  entidad de la infracción prevista en la normativa administrativa.

Entendemos con la nueva normativa que se está tratando de deshacer la despenalización previa que dio cabida la Ley Orgánica 1/2015, y que provocó un incremento facto de las conductas imprudentes en las carreteras.

 

Nuevo delito: abandono del lugar del accidente

Otra de las grandes modificaciones, sino la mayor de esta nueva versión de la Ley Orgánica 2/2019 de 1 marzo, es la irrupción del delito de abandono del lugar del accidente, que se erige independiente y subsidiario del de omisión del deber de socorro previsto en el artículo 195 del  Código Penal.

Tal delito se tipifica con penas de cárcel que podrían llegar hasta los 4 años dependiendo de los atenuantes. Ello implica también la privación del derecho a conducir también hasta un máximo de 4 años.

Según queda reflejado en la norma, se pretende «sancionar la maldad intrínseca» y «falta de solidaridad con las víctimas» por abandonar el lugar de los hechos dejando atrás a posibles fallecidos o heridos graves.