Lunes a viernes 9:00 - 20:00

Rambla de Catalunya 124 5º 2ª

Barcelona

93 238 05 81

IGH Abogados y Economistas

Pida hora para una visita gratuita

 

Divorcio separación de bienes: Todo lo que hay que saber

Divorcio separación de bienes: Todo lo que hay que saber

divorcio separacion de bienes

Elegir adecuadamente el régimen económico matrimonial, previamente al enlace entre dos personas, es esencial para evitar graves problemas posteriores en caso de divorcio. Estos problemas serán siempre menos cuando se trata de un divorcio separación de bienes.

El Código Civil, en su artículo 1.435, da cobertura a los siguientes contextos:

  • Cuando ambos cónyuges hayan pactado, mediante sus capitulaciones matrimoniales, que entre ellos no existirá una sociedad de gananciales.
  • Cuando lo conviniesen de mutuo acuerdo.
  • Siempre que se extinga el régimen de participación o la sociedad de gananciales dentro del matrimonio sin que se proceda a la disolución de este.

 

Tres CC.AA. tienen en su orden jurídico la separación de bienes como régimen económico por defecto: Aragón, Cataluña e Islas Baleares, el cual se aplicará si los integrantes de la unión no han firmado capitulaciones matrimoniales. En el resto de España, por el contrario, para beneficiarse de la separación de bienes, los cónyuges deben de sellar y dejar firmadas estas capitulaciones para dejar constancia notarial y jurídica de sus deseos.

 

¿Qué son las capitulaciones matrimoniales?

Un contrato o prueba jurídica en el que quedan establecidas las singularidades en referencia al régimen económico entre ambos cónyuges en su unión matrimonial. Se ha de acudir a un notario y dejar constancia oficial en la escritura. La misma recogerá todas las propiedades y posesiones existentes de cada uno de los miembros del matrimonio.

Lo habitual es tenerlas firmadas antes del matrimonio (son aceptadas hasta un año antes del enlace). No obstante, también pueden firmarla los protagonistas una vez casados en cualquier otro momento. Ahora bien, si algunos de los miembros rechaza el acuerdo, la unión seguirá bajo el régimen de bienes gananciales a excepción de las tres comunidades anteriormente mencionadas.

 

Qué implica separarse con separación de bienes

Lisa y llanamente, si hay un divorcio separación de bienes, cada uno de los integrantes del matrimonio conservará y podrá emplear a su antojo sus propios bienes. Es decir, tendrá la administración de los mismos. No se hará necesario un acuerdo o aprobación por parte del cónyuge. La única excepción que existe hace referencia a la vivienda familiar.

Aquí el Código Civil, en su artículo 1.320, dice:

“Para disponer de los derechos sobre la vivienda habitual y los muebles de uso ordinario de la familia, aunque tales derechos pertenezcan a uno sólo de los cónyuges, se requerirá el consentimiento de ambos o, en su caso, autorización judicial”.

abogados divorcios Barcelona IGH Abogados

En un divorcio Barcelona o en cualquier otro punto geográfico, hasta que no se ejecuta jurídicamente, la separación no se hace efectiva. El hecho de separarse sólo implica dejar de convivir con el cónyuge. Si no es firmando el divorcio, también se puede presentar un escrito al respecto ante un notario, lo que le otorgaría carácter legal y oficioso.

Se puede dar la posibilidad de, aun con el régimen de separación de bienes establecido, alguna propiedad o elemento común de la ya ex pareja no se pueda asignar claramente su pertenencia. En tal caso, será considerará propiedad de ambos cónyuges igualitariamente.

Vivienda familiar y otras propiedades tras el divorcio 

Como acabamos de mencionar, el hogar familiar recibe en el Código Civil un tratamiento específico y singular. Pertenecerá a ambos cónyuges, no pudiendo ninguno de ellos de manera individual, ceder o venderla sin la absoluta aprobación de la otra parte.

En los divorcios con separación de bienes, el resto de propiedades, bienes y elementos comunes, sin importar su procedencia o naturaleza (herencias, adquisiciones, cesiones, pertenencias antes del matrimonio, durante…) entran dentro del régimen económico.

 

Casos concretos en un divorcio separación de bienes

Si a alguno de los miembros de la pareja le recae el cometido (consensuado entre ambos) de administrar las propiedades comunes, será considerado como si la tarea le fuese adjudicada a una tercera persona física. Esto quiere decir que no estará exigido a dar explicaciones en relación al uso de lo apercibido por tal dedicación. Únicamente si invierte patrimonio o ingresos  en propiedades ajenas a las cargas propias de la unión matrimonial.

Fiscalidad

Los divorcios con hijos de por medio obviamente requieren consideraciones especiales. Existen deberes de custodia que se deben controlar y cumplir sin excepciones.

A la hora de la fiscalidad, únicamente el cónyuge al que se le haya concedido la custodia de su descendencia, podrá incluirla en su declaración de la renta.

Trabajo en el hogar

Acudimos de nuevo al Código Civil para observar lo que dice el artículo 1.438:

“El trabajo para la casa será computado como contribución a las cargas familiares y dará derecho a obtener una compensación a la extinción de la separación de bienes (divorcio).”

Debemos puntualizar que esta compensación siempre estará ligada a la falta de ingresos por parte de la persona que la solicite.

Deudas

En este supuesto, individualmente cada cónyuge será responsable de las suyas propias contraídas, nada más. Cuando la carga económica se debe al mantenimiento cotidiano de la familia (ej. Tratamiento médico de un hijo/a) serán los dos miembros del matrimonio los que deberán afrontarla.

Cuentas bancarias y préstamos

Toda cantidad económica residente en cuentas bancarias comunes, sólo en las comunes, se repartirá obligatoriamente al 50%. Cada miembro de la pareja mantendrá la posesión de lo concerniente a cuentas a su nombre.

Respecto a los préstamos, existen diversas opciones:

  1. Cancelar la deuda pagando cada parte la mitad de lo que quede pendiente.
  2. A pesar de la separación, seguir compartiendo el pago.
  3. Que una de las partes adquiera la responsabilidad del préstamo y del bien que con él se adquirió.

Hipotecas y planes de pensiones

También hay diferentes contextos que se pueden dar

  1. Traspasar la vivienda a una tercera persona.
  2. Novación de la hipoteca (negociar con el banco nuevas condiciones).
  3. Firmar una extinción de condominio para que uno de los miembros conserve la propiedad (el préstamos seguiría siendo responsabilidad de los dos pero lo habitual es que se negocie entre ellos para que lo asuma la persona que se queda la propiedad).

En lo que respecta a los planes de pensiones, estos son individuales e intransferibles, por lo que están fuera de cualquier régimen de reparto. En todo caso, si a ese plan ambos cónyuges aportaron dinero, será el juez quien debe decidir qué cantidades se atribuyen a cada cual viendo las pruebas presentadas.

 

Conclusión

Prever un divorcio no entra en los planes de nadie, pero se han de sentar las bases jurídicas por si llega el caso. Ante un proceso traumático como es, el régimen de separación de bienes es lo más apropiado pero se pueden dar muchas vicisitudes inesperadas.

En IGH Abogados y Economistas tenemos una amplia experiencia en casos de Derecho de Familia, especialmente en divorcios separación de bienes. No dudéis en contactarnos para cualquier consulta sin ningún tipo de compromiso.